5 de mayo de 2011

ILUMINANDO NUESTRAS NOCHES

Mi primo Joan, incansable viajero -al igual que lo fueron sus padres- volvió hace poco de China. Antes estuvo en India y, brevemente, en África. Cuando Joan viaja lo hace únicamente cargado con una mochila a la espalda, el dinero justo y los ojos bien abiertos. Cuando uno quiere encontrarse a sí mismo tiene que estar muy alerta, atento a los detalles que se le presentan. Nos ha contado experiencias increíbles de sus viajes, recuerdos que le acompañarán hasta el fin de sus días, momentos divertidos, emocionantes, místicos… El año nuevo chino le pilló allí y nos prometió a Lucy y a mí que encendería una lámpara con sus mejores deseos para nuestro hijo que pronto nacerá. Acompañado de su más que amiga Ting Huan, escribió lo siguiente en la lámpara roja:



"Ahora en serio, os quiero mucho!!! Q tengáis mucho sexo entre vosotros y con otros!!! Lo mejor para Ander y Alexia. T´estimo TH"
 
Acto seguido encendieron la lámpara y la echaron a volar. Miles de livianas lámparas iluminando el cielo nocturno de Taipei, ¿se os ocurre más bella estampa, Sonámbulos? Miles de buenos deseos en busca de Dioses piadosos que los tengan en cuenta.
 


Muchas gracias, primo. Algún día podrás contarle a nuestro Ander algunas de tus maravillosas aventuras en tierras remotas. ¡No dejes de viajar y suerte con esa búsqueda sin fin!