11 de enero de 2011

ARI Y YO


1 de enero de 2011. Caldes de Montbui. Tras comer de fábula en un buen restaurante, algunos miembros de mi famila, Lucy y yo visitamos el pueblo. Nos hicimos unas fotos en la famosa Font del Lleó y mi sobrina Ariadna, que tiene 4 años, me preguntó por qué la fuente se llama así. Le dije que era una larga historia y que otro día se la explicaría (una historia que desconozco, obviamente), pero ella insistió en que se la contase en ese mismo momento. Mientras Lucy y mi familia curioseaban por la única tienda abierta del pueblo (un bazar chino, exacto), Ariadna y yo nos sentamos en unas escalinatas, arropados por el silencio de la media tarde. Y le hablé de cazadores llegados de las frondosas selvas africanas, de concejales que prometen recompensas que no piensan pagar, de leones inmovilizados en nitrógeno líquido, de miles de zombies viviendo en el alcantarillado del pueblo ansiosos por comerse a los niños solitarios que callejean hasta muy tarde… Ariadna no perdió detalle de todo cuanto yo le iba narrando, incluso me hizo mil preguntas que me llevaron a historias aún más locas y desfasadas.

(Recuerdo que mi padre siempre nos metía un montón de trolas a mis hermanos y a mí, trolas que nos vendía como historias verdaderas. Por ejemplo, una espada que alguien le había regalado se convertía ante nosotros en la espada que le sacó de muchos apuros durante la guerra. Que él fuera demasiado joven para haber combatido en ninguna guerra eran pequeños detalles sin importancia. Aquellas “mentiras” que tanto estimulaban nuestra imaginación, ¿son las culpables en cierta manera de que yo sea guionista de cómics?)

Diez días después de aquella fantástica tarde familiar en Caldes de Montbui, me asaltan algunas preguntas de difícil respuesta. Cuando Ariadna crezca y se convierta en toda una mujer…
¿Recordará esta delirante historia o al menos parte de ella?
¿Qué opinión tendrá de su Tito Raúl?
¿Me tendrá por un mentiroso compulsivo o por un simpático tarado?
………

Dentro de unos años conoceremos las respuestas, Sonámbulos. Hasta entonces, portaos bien.

3 comentarios:

oriol dijo...

Y tanto que te recordará!! Y su psiquiatra también!!!

Un abrazo, melindreo;)

PD: Es broma eh, solo se estará unos dias sin dormir bien despés de lo de los zombies en las alcantarillas...

RAULE dijo...

Ay, Oriol, qué poco conoces a mi sobrina. Este bicho de aspecto adorable puede con cualquier miriada de zombies que se le ponga por delante. Hasta podría con un psiquiatra, mira lo que te digo! XD

Un abrazote, amigo y besitos a Sure!

oriol dijo...

Los niños de hoy en día ya no temen a nada, desde luego, mírala ahí tan feliz sentada con el tio raro de negro barbudo y tan tranquila, jaja. Buenísima su expresión de bicho. Un abrazo!=)