28 de julio de 2009

FILIPINAS MON AMOUR (Parte 3 y última)

20 de Julio
Nada destacable. Recibimos de nuevo la visita de ninang Ising (la que me llama pogi cada cuatro frases) y mientras yo escribo en mi netbook, ella, Lucy y mi suegra se ponen al día con los chismorreos (quién tiene amantes, quién debe dinero, quién ha fallecido hace poco, etc). Después de comer me subo solo a nuestro cuarto y escribo a piñón, hasta que me canso y me pongo a ver "Quiero la cabeza de Alfredo García". No me alucinó, no es la mejor película de Sam Peckinpah, pero tiene un montón de momentos que hacen obligatoria su visión.
Por la tarde comenzó a llover y ya no paró. Yo continué escribiendo hasta que llegó la hora de la cena. Ya lo he dicho, nada destacable.

21 de Julio
No hay planes a la vista, así que compagino la segunda temporada de The Shield (por ahora tan genial como la primera) con la escritura de otra de las historias cortas para la UNGF! (Una Novela Gráfica Friki!) que estamos elaborando 40 autores que viven en Barcelona y que asiduamente quedamos los miércoles para comer. Estoy muy ilusionado con este proyecto por los amigos y amigas que participan en él.

22 de Julio
Escribir. Más The Shield. Un par de capítulos de la tremenda segunda temporada de Dexter junto a Lucy. Escribir.

 

23 de Julio
Le doy un último repaso rápido a la historia corta (12 páginas, pero pocas viñetas) y la envío por mail. Por suerte, al hermano de Lucy ya le han arreglado la línea de teléfono y puedo conectarme a internet (lo cual es genial, no por la miseria que me cobran en el cutrecibercafé, sino por no tener que soportar a media docena de críos jugando online entre gritos y musica MTV rapera).
Después de comer descansamos un poco y nos vamos al barrio donde nació Lucy, Sucat, a diez minutos andando de allí. Hay muchos amigos de la familia que saben que estamos en Filipinas y aún no los hemos visitado; esta tarde la utilizaremos para "subsanar el agravio". Aquí son muy susceptibles con estos temas e incluso te pueden echar un mal de ojo por eso.
Nota informativa al márgen: En filipinas TODO el mundo es MUY supersticioso. Todos creen en brujas, maleficios, magia negra, duendes. No he conocido a nadie que pase de estas cosas. Supongo que de ahí viene la gran afición de los filipinos por las pelis de terror, uno de sus géneros predilectos, junto a los melodramas.
Estas visitas no me gustan. Todo el mundo habla de sus cosas, rien, recuerdan viejas aventuras y yo enmedio, sin enterarme una mierda de nada excepto las cuatro cosas que Lucy me traduce. Lo ideal sería que Lucy viniera sola y charlara hasta que le diera la gana, pero el problema es que todo el mundo sabe que yo también estoy aquí y debo acompañarla. ¿Recordais el cuento del emperador que pasea desnudo entre sus subditos creyendo que porta un elegante traje invisible? Pues exactamente así me sentí yo paseando por la calle principal de Sucat. Niños y mayores mirando al mono de feria extranjero y cuchicheando entre ellos. En esos momentos quiero que la tierra me trague y no pienso en Lucy, la verdad, pero también la miran a ella, la acompañante del mono. El caso es que hubiera firmado de inmediato por teletransportarme a cualquier otro punto del planeta.
Lo curioso del tema es que al final pasé una de las mejores tardes de mi estancia en Filipinas.
Me explico. Nos sentamos en la boca de un callejón (sin techo), a un lado vive Ate Tina y al otro Ate Rose, viejas amigas de la familia que siempre me han tratado muy bien. Pasamos más de dos horas sentados en aquel callejón, retrocediendo cada dos por tres con nuestras sillas en busca de la sombra que el sol nos escatimaba. Yo no vengo a Filipinas en busca de monumentos ni playas de postal que fotografiar; quiero ver cómo es la vida allí, el día a día de la gente. Y eso es lo que encontré sentado en aquella silla: Vida.
El tonto del pueblo paseando de un lado a otro del callejón mirándome con una sonrisa de oreja a oreja (ya empezaba a tocarme los huevos hasta que Lucy me dijo quién era); ate Rose tiene una pequeña tienda (además de 11 hijos, jeje) en la que vende chuches, refrescos y un poco de todo, me hizo gracia cómo servían los refrescos (vaciando la botella en una bolsita de plástico y metiendo una pajita); Ate Tina sacó una pequeña parrilla y se puso a cocinar pinchos delante de la tienda de ate Rose (unos pichos riquísimos, doy fe, que vendía junto a un refresco o cerveza para sacarse un dinero extra); Una larguísima marcha electoral contra la actual presidenta Gloria Macapagal-Arroyo pasó ante nosotros, muchos automóviles en fila, proclamas por los altavoces, pancartas, música; los niños y niñas del barrio jugaban sin parar y no se cortaban demasiado a la hora de pararse quietos delante mío y observarme como si acabara de descender de mi platillo; me alegró ver cómo Lucy aún reconocía a antiguos amigos, vecinos o compañeras de clase (adoro verla en su salsa), algunos incluso se acercaban y hablaban un poco con ella (os recuerdo que hace 16 años que vive en España); lo cierto es que fueron muchas cosas y muy buenas sensaciones las que viví esa tarde.
En este punto de buen rollo debería acabar mi crónica del día, pero esto es un relato "verdadero" de lo que me está aconteciendo en un lugar muy diferente a España y se supone que tengo que contarlo todo si quiero ser honesto...
Leo, nuestro sobrino más pequeño, vino a avisarnos de que la madre de Lucy nos llamaba. Había finalizado una tarde maravillosa y era hora de regresar a casa. Apenas nos levantamos de la silla apareció una señora que saludó efusivamente a Lucy y yo sonreí porque los filipinos no suelen ser escandalosos en los saludos... hasta que Lucy me informa de que esa es la señora que acababa de perder a su hija y a la nieta que esperaba (habíamos hablado del asunto días atrás). Joder, según nos contó, un día su hija de 19 años sacó espuma por la boca, acudieron al médico temiéndose lo peor y este confirmó sus sospechas: el hijo que llevaba dentro (le faltaba un mes para dar a luz) estaba muerto. Ya era tarde para la criatura... y para la madre (tener un feto muerto dentro de ti es veneno para tu organismo). Y todo por no tener dinero para una puta ecografía. Me quedé hecho polvo y le dije a la señora que lo sentía mucho. El domingo será el entierro. No conocía a la chica, pero me gustaría asistir.
No podía ser de otra manera. Cuando estás disfrutando la Vida a tope siempre llega la Muerte para recordarte quién tiene la última palabra.

24 de Julio
Otro día tranquilo. Mañana por la noche haremos en casa una especie de borrachera de despedida y tenemos que comprar algunas cosas. Ya tenemos latas de cerveza "San Miguel", pero la mayoría prefiere "Red Horse", que es algo más fuerte. No es que los filipinos sean moderados bebiendo, al contrario, pero el brandy y el whisky no es para estas celebraciones familiares con algunas personas bastante mayores.

25 de Julio
Ninang Ising nos recomienda ir al Market! Market! para comprar ciertos productos "made in Philippines" y así lo hacemos. Es un centro comercial gigantesco y abarrotado de gente de nivel medio alto. En las dos horas que estuvimos por allí vi a más extranjeros que en mis viajes anteriores y lo que llevo de este. Tiendas de ropa de lujo mezcladas con otras más al alcance de nuestros bolsillos, grandes marcas en electrónica, zapaterías, etc. Nosotros fuimos directamente a comprar comida al hipermercado, que también era enorme, bien surtido, limpísimo y lleno de empleados deseando ayudar a los clientes.

Llegamos a casa con tiempo de sobras para preparar la pequeña fiesta de despedida. Los hermanos de Lucy decidieron que estaríamos mejor fuera de la casa y acondicionaron con electricidad una pequeña choza hecha con bambú y cañas que un chico está construyendo en el jardín (espacio donde algún día se levantará la casa de Jun, el hermano pequeño). Los invitados fueron llegando gradualmente y nos reunimos catorce adultos y cuatro niños. Cerveza, refrescos, hielo de sobras, una botella de vodka (que sólo pareció gustarle a Lucy) y un montón de cosas para picar hasta reventar (me di cuenta de que exportar olivas a Filipinas no debe ser el negocio del siglo, ni tan siquiera quisieron probarlas!). Hablaron, bromearon, rieron y Lucy me traducía alguna que otra cosa, pero lo curioso es que cuando ella se ausentaba y yo tenía que defenderme en inglés... reían con más ganas. Sic.
No, en serio, lo pasamos muy bien, pero los invitados se retiraron antes de lo que pensaba. Y también bebieron menos de lo que pensaba. Yo fui el campeón con 5 latas de "San Miguel" (no os riais, no está nada mal para alguien que nunca bebe, jeje), por lo que podéis haceros una idea de la escasa magnitud de la borrachera. ¿Qué fiesta es esa que al día siguiente no te duele la cabeza por la resaca? Pues eso, todo muy light, teniendo en cuenta que había cuatro niños y tres ancianos.

26 de Julio
Finalmente no asistimos al entierro de aquella chica y su criatura (vestidita y en un ataud aparte). Yo lo propuse porque pensaba que el cementerio estaba aquí cerca, el mismo al que fui hace años para visitar la sepultura de la abuela de Lucy, pero resulta que no es allí. Esta familia es pobre e irán a un cementerio de pobres (con nichos, en lugar de tumbas en el suelo), un lugar a tomar por culo detrás de una montaña. Paso de movilizar y cambiar los planes de la familia de Lucy por mis tonterías. Descanse en paz.
Cambiando de tema, he terminado la tercera temporada de The Shield. He disfrutado cada capítulo una barbaridad y ya la considero mejor que The Wire, sin duda. Cuando llegue a Barna aprovecharé el mes de Agosto para devorar las tres temporadas que me falta por ver y que mi compi Roger ha tenido a bien prestarme.


27 de Julio
A pesar de ser lunes los niños tienen fiesta en el cole, lo que significa que les tendré por aquí "incordiando" en todo momento. Lo paso genial con ellos, pero cansan un huevo, no tienen límite a la hora de jugar! Aún quedan cosas por comprar a familiares y amigos (la tarde del sábado en el Market! Market! no fue suficiente) y por la tarde cogemos el owner y volvemos allí. Esta vez no vamos ocho personas en un pequeño jeep, sólo cuatro y la verdad es que se agradece. Por el camino puedo incluso hacer alguna foto con el coche en marcha.
El centro comercial vuelve a estar repleto de gente paseando,comprando o comiendo y me gustaría que los que no conocen este país pudieran estar aquí; estoy seguro de que acabaría con muchas ideas preconcebidas. Al estar sólo con Lucy y sus dos hermanos la tarde de compras es realmente agradable y la disfruto. Merendamos bien en un lugar de comida rápida y compruebo que los hombre miramos a las mismas chicas y emitimos los mismos sonidos guturales; Lucy se ríe de nosotros y nuestro primitivismo (y supongo que le gusta ver a sus hermanos en sintonía conmigo a pesar de la barrera idiomática).
Yo volví contento a casa, pero cansado. Eran las 8 de la noche y Lucy aún tenía cuerda para rato. Cuando se enteró de que su hermano Romeo aún tenía que comprar unas cosas en otro centro comercial más cercano y modesto, no dudó en apuntarse a la excursión. Yo me quedé en la habitación escribiendo. Cuando volvió un par de horas después me contó que se lo había pasado muy bien con dos jóvenes bakla (gais) que le pidieron ayuda para hacerles el nudo de la corbata, ya que al día siguiente tenían una entrevista de trabajo.



28 de Julio
Me faltan 2 días y sus noches para volver a mi adorada ciudad, así ya es hora de comenzar a hacer las maletas. Yo amontono con cierto orden todo lo que hay que meter y más tarde Lucy y su hermano pequeño Jun son quienes se encargan de distribuirlo dentro (creedme, se requiere experiencia para que todo quepa, quede protegido y no llegue roto a su destino).

Y justo en este punto doy por finalizada mi crónica, queridos Sonámbulos. No quiero colgar la tercera y última parte estando en Barcelona... no sé muy bien por qué. Cuando llegue actualizaré el post si es necesario, pero aquí terminan mis vacaciones en Filipinas.
Muchas gracias de corazón a todos y todas por leerme y compartir estos momentos. Deseo que tengáis un inmejorable verano, trabajéis o no y que nos veamos o leamos muy pronto.
Besitos en el culín de parte de Lucy y mia.

3 comentarios:

Juan dijo...

Ha sido genial leer estas crónicas!
Ya estoy ansioso por empezar también mis vacaciones y visitar a mi familia (hace 7 meses que no los veo) sobre todo por mis abuelos, a los que hecho mucho de menos.
No estoy asistiendo a las comidas frikis por temas de buscar piso y de hacer lo que me queda para licenciarme, pero en cuanto vuelvas iré antes de marchar a Galicia.
Saludos!

Rueda dijo...

Que tengais un feliz regreso :)

Un abrazo.

AnnaRaven dijo...

Gracias a ti por llevarnos a Filipinas! Feliz viaje de vuelta!