28 de noviembre de 2006

NOCHE MÁGICA EN LA PEDRERA

No puedo calificarla de otro modo, Sonámbulos. ¿Cuántas veces puede uno asistir al concierto de un artista que te gusta, en el interior de un hechizante monumento como La Pedrera y además gratis? Pues eso, noche mágica garantizada.
La gran Lisa Germano, musa de la música independiente (ha colaborado con John Mellencamp, Iggy Pop y el mismísimo David Bowie), presentaba su séptimo álbum In the maybe world en el una confortable sala de acústica perfecta. Y allí estaba yo, junto a la mujer que amo (algo irascible esa noche), rodeado de algunos de mis mejores amigos y amigas. Se apagaron las luces y apareció Lisa sobre el escenario, una mujer menuda y bastante pizpireta.

(A la misma hora en que Lisa saludó al público y se sentó frente al piano, una chica que vive a cientos de kilómetros de allí, llegaba cansada a casa tras una dura jornada de trabajo. En el preciso momento en que Lisa comenzó a desgranar la primera canción, la chica cansada le dio al “play” de su reproductor viejo de cd y fue esa misma canción la que comenzó a sonar. La chica se dejó llevar por las melodías de la norteamericana, se tumbó sobre la cama con los ojos cerrados, puso las manos tras la cabeza... y pensó en él).

La actuación duró apenas una hora. Lisa alternó canciones de su último disco con algunos de sus temas más conocidos. Alternó piano y guitarra, aunque, afortunadamente, las canciones acompañadas con guitarra fueron las menos. Lisa se encontraba a gusto (lo cual nos sorprendió a los que estábamos enterados de que pocos días atrás su marido la había abandonado y estaba tan afectada que no pudo finalizar su concierto en el festival Tanned Tin de Castellón) y tuvo tiempo para bromear, equivocarse con los acordes, olvidar alguna letra, hasta le dedicó un tema a mi adorado Jeff Buckey! Vimos a una Lisa desoladora, pero nada depresiva, no sé si me explico, Sonámbulos. A mi al menos me pareció adorable, íntima, delicada.... Y el público, bastante heterogéneo, la arropó y fue respetuoso con la artista en todo momento. Los que saben inglés rieron sus anécdotas y comentarios, y el resto nos contagiamos del buen rollo.
Parecía que Lisa había dado por terminado el concierto, pero salió de nuevo a ofrecer unos pocos bises y la gente no se cortó en proponer temas. La última canción de todas fue “The Darkest Night Of All”, mi tema preferido de Lisa y una de las canciones más tristes que se han compuesto jamás. Imaginad cómo se me quedó el cuerpo cuando comencé a escuchar las primeras notas…
Fin de la actuación y Lisa se marchó por donde había venido, caminando con dos o tres tipos por el Passeig de Grácia. El grupo de amigos nos despedimos con cierta urgencia por miedo a que cerrasen el metro (no sin antes hacer toda la coña del mundo sobre lo soporífero que les había resultado el concierto. Cabrones). Mi compi Sónico, con Juan Carlos de copiloto, nos llevó en coche a Lucy y a mí hasta donde tenía aparcado el mío. Nos perdimos, recorrimos calles que no figuran en los mapas, nos reímos lo suyo y luego cada uno para su casa, que había que madrugar para ir a currar…

(Esa misma noche recibí un msm de la chica que vive a cientos de kilómetros de La Pedrera. Era un texto breve, pero pude adivinar en los huecos de sus palabras que Lisa Germano le había confiado los mismos secretos que a nosotros y que en cierto modo la noche también fue mágica para ella).

8 comentarios:

sergisonic dijo...

cierto. lo mejor de todo lo cercana que se mostró: hubiera hecho el mismo concierto si lo hubiera hecho en un salón.

y sí, esos momentos simultáneos a veces ocurren de verdad, ocurren.

un abrazo, maestro sonámbulo
(desde el bucle de General Mitre con sonic love: ¿la siguiente a la derecha?)

monitocadaver dijo...

De un insomne a un sonambulo en agradecimiento por las palabras en la carcel por la salida de nuestro album. Que sepa que le seguimos los paso, como no, incluso nos comemos las migas de pan que va dejando, aun a riesgo de perdernos. Un abrazo, y gracias Raule!

Hipocondríaca dijo...

^_^
Sin duda lo fué.
Gracias de nuevo :)

Mister You Know dijo...

Very good, Master Sleepwalker!!Me ha gustado mas tu cronica que el concierto en si.
Pero como te dije, eso no significa que no me gustara como lo hacia Lisa...simplemente a la larga se me hizo algo aburrido.
Tras leer tu post, la verdad es que no puedo evitar la envidia sana por no haber disfrutado como tu (¡mamón!jejeje)

Anónimo dijo...

qué bueno, imagino a esa chica en ese lugar
wuau!
y lo del nuevo blog, me prece una idea genial, pero notemestreses :)
besiños

siloam

sagar dijo...

seguro que vimos el mismo concierto?

Helena dijo...

Me ha encantado encontrarme esta crónica del concierto de Lisa en Barcelona. Yo soy de Huelva y quería, tenía, que ir a ese concierto, pero era entre semana y no podía compatibilizarlo con el trabajo. Me quedé con las ganas porque el sitio me parecía alucinante, pero ya he podido imaginármelo...
Aunque no me quedé con las ganas de verla, porque fui a Lisboa!! Fue genial, tanto el sitio como la actuación, aunque me faltó el ambiente hipnótico, psicótico, de los arreglos. A pesar de que estaba ella sola, el concierto dúró dos horas y tras él salió a firmar discos y a charlar con el público. Muy emocionante!
Bueno, un abrazo!! :)

Raule dijo...

Me alegro de que finalmente también tú vivieras una noche mágica. Claro que no es lo mismo un lugar que otro, pero lo importante al fin y al cabo es disfrutar de la voz y la presencia de Lisa. Otro abrazo para tí, Helena (confío en que te pasees más a menudo por estas tierras sonámbulas).