30 de agosto de 2006

NOS VAMOS DE FIESTA!

A principios de Agosto se celebran las fiestas de Sucat, el barrio en el que nació Lucy. Me hubiese encantado asistir y ver todo el follón que se monta, pero lamentablemente debía volver a Barcelona. Lucy sí estuvo allí, Sonámbulos, pasándoselo en grande junto a su familia y disparando fotos a todo lo que se movía.
El motivo principal de estas fiestas es religioso (el 80% de la población filipina se declara católica. En el sur de las islas son mayoría los musulmanes) y la gente sale en alegre procesión en honor a Santo Domingo de Guzmán, patrón de Sucat. Este movimiento de gente recibe el nombre de "Karacol", y durante el recorrido que atraviesa todo el barrio los creyentes siguen la procesión cantando, bailando y pidiendo deseos al Santo.


La celebración dura un día (8 de agosto), pero suele extenderse una jornada más. A pesar de la corta duración de la fiesta, la decoración está lista un mes antes. A los filipinos no les pilla el toro, no. Solo os diré, Sonámbulos, que mi primer viaje al país fue en noviembre del 2000... y ya estaba lista la ornamentación navideña.


Sucat está dividida en 6 purok (como pequeños distritos) y cada uno luce colores diferentes en su vestuario.

Ahí está Lucy bailando, aunque no lo parezca, el "baile del karacol" al ritmo de los "musikeros". Balanceas los brazos a tu manera, sin aspavientos, das unos sencillos pasos siguiendo la melodía que suena y poco más (¿quién ha dicho que las sardanas son sosas?).

La madre de Lucy sudaba la gota gorda, con ganas de volver a casa cuanto antes. Lo cierto es que la mujer no es de mucha fiesta, puedo atestiguarlo. No os perdáis el motivo de su camiseta.

Ahí tenéis a Lucy y sus papis. No os vayáis a pensar que el sombrero "chino" de su padre (salakot) es típico de la región, simplemente lo vió en una tienda y se encaprichó de él (la verdad es que lo compró para mí, Sonámbulos, pero le hice entender como pude que tenía una reputación que guardar).


Cuando la procesión llega a su fin todo el mundo marcha a su casa, o a casa de un familiar o amigo y se ponen las botas comiendo y bebiendo hasta hartarse. Es esta una crónica muy pobre de lo que significa una celebración tan importante para los filipinos, lo sé, pero prefiero no ahondar demasiado o lamentaré más si cabe no haber podido bailar con ellos el "baile del karakol". Snif...

4 comentarios:

Empiezo a entender dijo...

Mmmmm!!! Eso se vé muy bien, dan ganas de colarse !!!

sergisonic dijo...

Fiestas y bailes, jeje.
Ahora recordad que las fiestas de POBLENOU llegan...
Un abrazo a ambos!

mamen somar dijo...

Hablé con Sergi y me aclaró el malentendido. Espero de todos modos que esteis bien y que se cumplan vuestros deseos.
Muchos besos.
Mamen

R A U L E dijo...

Empiezo a entender: No es necesario que te cueles en la fiesta, mujer, ya te invitamos nosotros, je je
Sergi: Ya sé que se aproximan las fiestas de Poblenou... y te recuerdo que también las de Bellvitge. Hacemos un fifty-fifty?
Mamen: Bueno, aclarado el mini malentendido. Gracias por tus deseos cargados de buenas intenciones y recibe un besazo de nuestra parte.