8 de febrero de 2006

ANDORRA ME MATA (2)


El ruido ensordecedor acongoja a las cuatro parejas que tardan milésimas de segundo en meterse en los dos coches. Se preguntan casi rozando la histeria qué feroz animal es capaz de soltar un grito semejante. Falsa alarma. Se trata del estómago hambriento de una de las mujeres protagonistas –de origen filipino, por ejemplo. Después del tremendo susto, el conductor del coche llama al hotel y pide que un 4x4 venga en su ayuda. Afortunadamente no hará falta, ya que son auxiliados por un potente coche que pasaba por allí. El ánimo no decae entre nuestros protagonistas. Después de todo, querían aventura y la están consiguiendo. Cuando por fin llegan a Andorra dejan los coches en el aparcamiento de Caldea y recorren las calles en busca de un lugar donde comer. El restaurante elegido tiene cuadros y figuras del mítico Charles Chaplin decorando cada centímetro de sus dos pisos espaciosos y abarrotados de clientes. La comida resulta ser buena y barata y el servicio rápido y atento, lo cual agradecen con una buena propina. El momento ansiado por las cuatro parejas, la razón de ser de esta película, llega cuando los protagonistas cogen sus mochilas y se adentran en las instalaciones de Caldea. Un pequeño Edén prefabricado, repleto de piscinas de diferentes tamaños y temperaturas, chorros de agua fría dentro del agua caliente, saunas, baños turcos, rayos ultravioleta, hielo picado, … pero la “atracción” más esperada por nuestros protagonistas no era ninguna de las mencionadas. De la gran piscina de agua caliente que cubre la base de Caldea sale un afluente estrecho hacia el exterior, literalmente, al exterior. Nuestras cuatro parejas no olvidarán mientras vivan la extraña sensación de bienestar que les produce estar de cuello para abajo sumergidos en agua caliente, mientras sobre sus cabezas nieva sin parar. No tienen sus cámaras digitales ni de vídeo para registrar el momento, pero sí cuentan con el marco incomparable de las montañas blancas que rodean Andorra. Y se sienten privilegiados por ello (la cámara debe captar la cara de satisfacción de todos y cada uno de los protagonistas).
Continúa…

5 comentarios:

rafa dijo...

más!
más!
más!

(impaciente me llamaban)

abrazos!!!

Anónimo dijo...

pues si que teneis cara de felicidad, y me alegro apareciese el Balneario termal...no solo de aventuras de misterio se vive.
besiños.
siloam

sergisonic dijo...

Hay que estar atento al cásting; ¿quién no quiere intervenir en una peli como ésta?
Quiero,
Quiero,
Quiero,

Abrazos sónicos, maestro sonámbulo.

mamen somar dijo...

si lees por encima los comentarios con el más, más más, quiero, quiero, quiero... chico que creo que yo he leido otra cosa. ¿Qué me he perdido?
besos
Mamen

drunk happy tears dijo...

mr sonámbulo, paso por aquí y ya van dos veces que me voy con antojo....antojo de más letras, antojo de baño, antojo de ideas...

abrazo choncho!