17 de octubre de 2005

COMO AGUA Y FUEGO (1)


Nuestra diferencia de edad era poca, apenas año y medio. Compartimos litera durante años, tú arriba y yo abajo. Leímos los mismos tebeos que cada viernes les cogíamos gratis a nuestros tíos Gaspar y Manolín en su parada del mercadillo de Bellvitge. Fuimos al mismo colegio que estaba justo detrás de nuestra casa y disfrutábamos de los mismos amigos, pero ya entonces éramos como el agua y el fuego. Sí, ya de niños nos empecinábamos en marcar nuestras diferencias. No levantabas un palmo del suelo cuando mami te llevó a visitar mi colegio. Y no se te ocurrió otra cosa que soltarle un guantazo a Jerónimo, un chaval mayor, que se puso a llorar como una magdalena. Yo jamás habría hecho algo así, siempre fui el niño bueno. Soy el niño bueno, pregunten por ahí. El favorito de mami, decían siempre todos, tú el que más. Si yo montaba mi propia banda de amigos, tú enseguida creabas una paralela, a ser posible con los miembros de la mía. Si yo jugaba a fútbol tú también jugabas, en el bando contrario. Siempre saltabas las vallas a las que yo no me atrevía a subir. Recuerdo cuando papi y sus amigotes nos llevaban a cazar. Aún puedo oler aquellas tempranas rebanadas de pan tostado con aceite y ajo que cada uno se preparaba, entre chistes y canciones de Los Chichos. Uno de esos amigotes tenía un recuerdo sobre nosotros que yo desconocía: Yo subido a un árbol y tú desde abajo intentando hacerme caer. ¿Cuántos recuerdos más que me pertenecen poseen personas de las que ni siquiera sé ya sus nombres?

6 comentarios:

Hipocondríaca dijo...

Es curioso, pero la mayor parte de recuerdos de mi infancia son posteriorees recuerdos de otras personas.

Se olvidan muchas cosas, pero aunque no recuerdes detalles siempre recordarás las sensaciones. Cosas que no puedes explicar pero que son como sientes.

siloam dijo...

a veces ya no sé si algunos son mios o me los contaron...que mi hermano me achuchaba y me tiró del serón al suelo,,,es prestado..nadie sabe si era exceso de cariño o celos, o hacer un experimento con la hermanita.
es bonito, son bonitos de cualquier forma.

R A U L E dijo...

Amigas Hipo y Siloam, en ocasiones los recuerdos son lo único que nos queda de nuestras personas más queridas. ¿Reales? ¿Prestados? ¿Imaginados? Qué más da. Bienvenidos todos, y aún así nos sabrán a poco. Abrazos sonámbulos.

sergisonic dijo...

La vida es recuerdos. Pasados, presentes y futuros.
¿Son los sueños recuerdos por llegar?

Anónimo dijo...

Los recuerdos,no son más que distorsiones adecuadas de nuestras percepciones.....nunca hay dos iguales.

Shiuman (Cristian) dijo...

Hola^^ (soy Cristian, el "vigilafurgonetasquenovengalaguardiaurbana" me he acordado del nombre y lo he puesto en el google, y aqui estoy)

Esto de los recuerdos es verdad, yo recuerdo cosas de cuando era pequeño de oirlas contar a mis padres, y es eso que no se si realmente es un recuerdo mio o lo he generado a traves de oirlo tantas veces.

(mi blog es www.shiumansworld.tk, si quieres pasate)

Hasta otra^^