12 de abril de 2005

COSAS QUE NUNCA LE DIJE (y 4)

- Debo irme.
- ¿Ya?
- Como bien has dicho, todavía tengo algunas visitas por hacer.
- ¿Volveré a verte, papi?
- De esta manera no. Pero puedes hablar conmigo siempre que quieras. Yo te escucho, os escucho a todos.
- Joder, no quiero que te marches aún. Mientras duró tu enfermedad no estuve a la altura. Probablemente no había nada que yo pudiera hacer, pero lo cierto es que no luché a tu lado, papi. Jamás podré perdonarme eso. No fui una sola vez al doctor a preguntarle qué cojones te pasaba exactamente. Miré a otro lado, escondí la cabeza bajo tierra, si no ves algo no existe. Me contentaba con las confusas explicaciones de mami, pensando de forma ingénua que te curarías tarde o temprano, como si tuvieses una simple gripe en vez del jodido cáncer que te estaba devorando.
- Raúl, en serio, ya está bien.
- Papi…
- ¿Sí?
- No pensaba decírtelo, pero… Te quiero.
- Yo también te quiero, hijo. Y otra cosa…
- Dime.
- Estoy orgulloso de ti. Por todo lo que has logrado y por las grandes cosas que te quedan por hacer.
- Siempre quise escucharte decir eso.
- Lo sé. Y lamento haber tardado tanto. Adiós, Raúl.
- Adiós, papi. Cuídanos.
- ¿No vas a darme un abrazo?

Claro que le abracé… tan fuerte como se pueda abrazar el humo de un Lucky Strike.

Abrí los ojos y allí estaba yo, en mitad del comedor abrazándome a mi mismo como un estúpido. Estaba claro que me había quedado dormido de pie, algo que nunca me había pasado, pero… ¿Se puede saber qué diablos estaba soñando? Me meaba terriblemente y fui al lavabo. Hacía bastante frío. Al pasar por el espejo ví que tenía los ojos llorosos y me los sequé con la yema de los dedos. No entendía nada. Iba a tirar de la cadena cuando Lucy entró en el lavabo.

- Espera, voy a hacer pipí.
- Ok. Yo me voy a la cama.
- ¿Te encuentras bien? Haces mala cara.
- Es mi cara de las cuatro de la madrugada.
- ¿Has olido la peste que hace en el comedor? Como a tabaco.
- ¿Tabaco? Debes estar soñando todavía. Anda, vamos a dormir.
- Hablo en serio, Raúl. ¿De verdad no lo hueles?
- Que sí, pesada, lo que tu digas. Baja la tapa cuando acabes.

4 comentarios:

siloam dijo...

llego aquí desde vigo, desde las manías de rafa. me gusta esto.
avanti!

Camps dijo...

Raule... de paso aquí saludando.

rafa dijo...

buenas! señor raule ya le tengo en la lista de links de mi blog, al alcance de un click para todos aquellos que quieran 'aburrirse' (manda carallo que decimos en galicia) como servidor en este, tu mundo.

y bueno, ya que estoy contesto al adelanto de tu futuro trabajo. ¿tirará entonces por algo parecido a hole n' virgin?, ¿seguirán deslumbrando las curvas de esas mujeres tan tan tan?

en fín que cualquier cambio es bueno, eso significa movimiento y moverse es avanzar. espero impaciente el nacimiento de la criatura.

abrazo de otro aspirante a sonámbulo!

Hipocondríaca dijo...

Después de leerlo todo no puedo hacer otra cosa que decir nada. Cosas como ésta me dejan sin palabras.

En el buen sentido de la no-palabra. Un saludo :)