17 de febrero de 2005

VIOLENCIA DOMESTICA(DA)

Su marido disfrutaba de la final de la copa Davis frente al televisor. Ella se descalzó, salió de la cocina y se le acercó por detrás, con el rostro y el orgullo aún doloridos. La mujer apretó fuerte la empuñadura del cuchillo japonés.
- O tú o yo- le susurró al oído.
- ¿Perdona?- dijo él, sin quitarse el pitillo de los labios.
Y ella le perdonó para siempre.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

jejeje y al final quien muere? es que estoy un poco lento....

Anónimo dijo...

Muy bueno, compadre. En serio. Pobre mujer, tan sólo quería que le pidieran perdón.
mola. A ver si vas colgando más como este.

El ladrón de paraguas.

Anónimo dijo...

yA HAS PENSADO EN TIRARTE DE LA MOTO EN MARCHA?
XIXO